La sedación en el dentista: ventajas, cuándo se aconseja y cómo funciona

La sedación en el dentista: ventajas, cuándo se aconseja y cómo funciona

Hoy en día, existen diferentes opciones para ir relajados al dentista. Entre ellas, unas de las más demandadas en nuestra clínica es la sedación consciente. ¿Qué ventajas tiene y quiénes pueden optar a la sedación en el dentista? Veamos lo que dice nuestro especialista en odontología, el doctor Yeray Placeres, al respecto en la entrevista realizada por Espejo Canario.

 

– ¿En qué consiste la sedación en el dentista?

Con la sedación, el paciente siempre está consciente. Por tanto, como especialista puedes interactuar con él, puedes hablar con él y preguntarle cosas. Suele usarse para intervenciones no muy largas porque si se realiza una sedación muy larga puede conllevar algunos riesgos. El paciente no puede controlar la respiración al 100% porque los dentistas trabajamos con la boca, entonces el paciente se reprime y la respiración cuesta más.

Con la anestesia general es más sencillo porque se te intuba por la nariz y nosotros podemos trabajar tranquilamente con la boca sin riesgos.

– Entonces es más adecuada la anestesia general para tratamientos más largos. ¿Cómo se consigue la sedación consciente: qué fármaco es, un relajante muscular?

Eso es algo que manejan los anestesistas, pero suelen usar Midazolam, a veces gas u óxidos nitrosos. O sea, logran un estado de confort, es decir, que el paciente esté totalmente relajado y tranquilo. Es más, la mayoría de los pacientes después no se acuerda del tratamiento porque están tan relajados que se olvidan.

– Pero la sedación actúa igual que una anestesia, es decir, que no se siente el dolor tampoco.

 La sedación les baja mucho la sensación de dolor, pero tienes que anestesiarlos igual, tienes que pincharles. Lo que pasa es que el pinchazo casi no lo notan. Con la anestesia general, como están dormidos, no sienten nada.

– ¿Solo existe la opción de poner los anestésicos mediante un pinchazo?

Para que la encía se les duerma un poco, les ponemos un spray o un gel para que la sensación del pinchazo sea menor. No obstante, en los dos casos, tanto en la sedación como en la anestesia general, tenemos que pinchar al paciente. Y, bueno, se suele sentir la aguja un poco porque al fin y al cabo es un pinchazo.

– ¿Hay alguna anestesia específica para los más pequeños?

 No, se les suele aplicar los mismos anestésicos que en un adulto pero en concentraciones menores. Es decir, menos adrenalina, menos concentración de anestéticos.

– ¿Está recomendada la sedación para los niños?

 En los niños usamos a veces la sedación, pero lo que más usamos es la anestesia general. Esto es así porque aunque los sedes, los niños si son muy nerviosos no se dejan trabajar. Bajo la anestesia general, el niño no se mueve, no hay riesgos, ellos no sufren y los especialistas trabajamos más tranquilos.

– Claro, los niños no entienden lo que está pasando y eso les genera una ansiedad y un estrés que no saben gestionar sino con el movimiento.

 

¿Quieres saber más sobre las diferentes opciones que existen para ir relajado al dentista?

Escucha la entrevista completa del doctor Yeray Placeres o pide cita en nuestra clínica para que te lo expliquen en persona.

Entrevista completa AQUÍ.